Skip to content

Lili Alvarez, entre las 100 mujeres del siglo XX que iniciaron la lucha por la igualdad

marzo 3, 2010

Una exposición cedida por  el Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid, denominada  “100 mujeres del siglo XX que abrieron el camino a la igualdad en el siglo XXI” , recoge fotografías y breves biografías de 100 mujeres que destacaron el siglo pasado en la política, el sindicalismo, la lucha contra la dictadura, el arte en todas sus disciplinas y otros aspectos de la vida social.

Entre ellas ocupa un lugar destacado  la tenista Lili Alvarez, finalista de Wimbledon en 1926, 1927 y 1928  y ganadora de Roland Garros en 1929.

Conocida como The senorita por la prensa anglosajona, culta y cutivada, practicó además esquí, patinaje sobre hielo, billar, equitación y, en busca de emociones fuertes, también  automovilismo. Correr y competir eran una misma cosa para ella, así que a los 19 años ganó el Campeonato de Cataluña de Automovilismo. Viendo que ahí no tenía rival se concentró en el tenis y en sólo dos años de práctica se plantó en la final de Winbledon.

Se hizo mundialmente célebre una anédota protagonizada por nuestra deportista y el victorioso mariscal francés Foch, que incurrió en la galantería relamida de decirle: 
No me atrevería a proponerle un partido de tenis a esta señorita… A lo que Lilí respondió, fulminante: - No se preocupe mariscal. Yo tampoco le declararía a usted la guera.

Y es que The senorita, que ganó en dobles el Roland Garros de 1929, era una feminista convencida, algo que  le ocasionó bastantes contrariedades, pero las sobrepasaba fácilmente con el passing-shot de su carácter. No es que se creciese ante la adversiad; es que le gustaba provocarla, para darse el placer de vencerla.

Convertida en una celebridad, se sintió tentada por el periodismo y empezó a escribir para el Daily Mail de Londres. Desde la proclamación de la II República Española en 1931 envió crónicas parlamentarias y políticas, poniendo especial atención a los cambios que tenían lugar en la mujer española.

Tras casarse, y separarse, decidió vivir en España en 1941 y siguió practicando deporte, o sea, ganando campeonatos. Lo hizo en automovilismo y en esquí, del que fue campeona española. Pero tuvo un altercado en Candanchú, con los federativos de la época. Se les ocurrió la brillante idea de dejar esperando a las mujeres mientras esquiaban los hombres y ella los puso de chupa de dómine. La acusaron de «ofensas a España», y fue expulsada de la Federación aunque al poco volvieron a admitirla, pero ella ya no quiso competir más y se dedicó al deporte privadamente. Por cierto, hasta su ancianidad.

Comenzó entonces una carrera como escritora de tipo religioso y feminista, mixtura difícil. En 1946 publicó Plenitud. En 1951 dirigió al V Congreso Feminista Hispanoamericano un vibrante discurso: La batalla de la feminidad. En 1956 salió en Tierra extraña, escrito con gran repercusión en ambientes católicos no oficiales y que inició su serie de libros sobre la espiritualidad seglar y el compromiso con los desfavorecidos. Contaba con la amistad especial de Guillermo Rovisora, un dirigente obrero de la época, y de Tomás Malagón, cura obrero de la HOAC.

Quizás su título más «alegre y rápido», como ella misma definía su tenis, sea Ideario de una beata atípica. Pero también Feminismo y espiritualidad, El seglarismo y su integridad o La religiosidad masculina y su desdicha. Dedicó al deporte El mito del amateurismo y reflexionó sobre feminidad, deporte y religión en Mi testamento espiriutal, Revivencias, La vida vivida y La gran explicación desde la vida y el deporte, que presentó en público poco antes de su muerte.

Siete décadas después vivió el triunfo de Conchita Martínez en Wimbledon. Cuando el tenis español volvió a los más alto, en la final de la Copa Davis contra Australia, Lilí viajó a Sidney y escribió para ABC: «En el recinto de “White City”.. cuando la banda militar tocaba nuestro himno nacional, se me saltaban las lágrimas y pensaba: ¿qué hay hoy en día que reporte así, abiertamente, manifiestamente, multitudinariamente, más gloria, más alabanza a España, que este juego limpio que todos juegan?». //

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: